Adaptabilidad, Agilidad, Alto Rendimiento, Canales de distribución, Comercio electrónico, CRM en la práctica, Cuadro de Mando Comercial, Dirección, Dirección Comercial, Emprendedores, Estrategia comercial, Experiencia de Cliente, Fidelización, Formación, Funnel, Liderazgo, Logro de objetivos comerciales, Margen comercial, Marketing, Marketing Digital, Motivación, Precios, Productividad comercial, Prospección, Publicidad, Satisfacción del Cliente, Segmentación, Sistemas de distribución, Sociedad, Toma de decisiones, Valor añadido, Vendedores, Ventas

En ventas, no hay pasado ni futuro, sólo presente

“Este  cliente puede comprarnos 3 millones de euros en los próximos cuatro años”; “Siempre había conseguido su cifra de ventas”; “Este mes va a comprar 353.000 euros”. Tres tiempos verbales y una sola conjugación positiva: el presente, quien crea otra cosa se equivoca de parte a parte. En ventas, es  clave saber conjugar los tiempos  verbales. No hay vid  fuera del funnel y el forecast. Recuerdo a un delegado comercial que -en mayo y con un YTD desastroso– respondió a la pregunta de director general -¿Cómo vas a conseguir la cuota? Con un “No lo sé, pero la conseguiré”.  El efecto no se hizo esperar, no hubo junio que valiera. En ventas sólo valen las evidencias del presente y si no tienes ventas, más vale que tengas un funnel interesante y creíble.

El funnel y su primo -el forecast- es la representación del proceso comercial, es la realidad  comercial en la que te ves reflejado y si los directivos supremos no ven tu experiencia, tu conocimiento del proceso comercial, el análisis acurado de las operaciones y su exposición creíbles, las dudas comienzan a surgir y las preguntas se vuelven navajas.

Un buen profesional que tiene cogido por la cintura al mercado y su proceso comercial, no se equivoca en más de un 20 ó un 25% de las previsiones de venta  que da. Los  vendedores neófitos, van moviendo las operaciones de un mes a otro y acaban describiendo un bucle en el que parecen avanzar y retrasarse sin descanso, como siguiendo el ritmo de la Yenka, ya saben: un paso hacia adelante y dos hacia atrás. Tampoco se puede ser excesivamente rígido, hay que comprender  que un  funnel vacío durante tres meses es muy duro y vale la pena transigir un poco. es como purgar un motor, sin embargo, tampoco hay mucha paciencia en este negocio y más vale apuntar maneras al menos.

La paciencia en ventas está ligada al fijo que se cobre. Tanto vendes, tanto vales.  Cada  31 de diciembre se actualiza el contador y lo que  hayas hecho en 20 años no vale para nada si el mes que viene no vendes. Es una profesión complicada, sólo aceptable para los muy seguros de sí mismo y los buenos profesionales. Los vendedores que no quieren trabajar cuando acaba su jornada o los fines de semana, es mejor que cambien de profesión, antes de que esta les cambie a ellos a la fuerza.

Los que crean que se puede trabajar en ventas simplemente con cierta capacidad relacional  se equivocan terriblemente. Se acabarán convirtiendo en sujetos  que cambian de empresa cada nueve meses, que es el plazo habitual en que las empresas  te hacen la foto completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s