Adaptabilidad, Administración Pública, Agilidad, Canales de distribución, Cloud Computing, Comercio electrónico, Economía, Emprendedores, Estrategia comercial, Experiencia de Cliente, Fidelización, Gestión del cambio, Gobernanza, Innovación, Internacionalización, Liderazgo, Logro de objetivos comerciales, Marketing Digital, Marketing Mix, Nuevo modelo económico, Rentabilidad, Segmentación, Sistemas de distribución, Sociedad, Storytelling, Valor añadido, Web 2.0

La economía de la atención tiene la culpa

Cuatro libros han marcado la situación que se vive desde hace 20 años. Cuatro libros que han definido lo que llegaría, lo que había llegado y lo que se debía hacer, también lo que se deberá hacer si queremos salir de esta época con una mejor situación que la del siglo XX. Los libros en cuestión y por orden de editorial son:

  • Fahrenheit 451
  • La economía de la atención
  • Excedente cognitivo
  • El manifiesto cluetrain

De una u otra forma, estos textos describen y relatan la situación en la que nos encontramos, la cual, podríamos caracterizar como sigue: hay una inmenso volumen de información, la mayoría de ella de poco o nuevo valor, la cantidad de información nos ha quitado los tiempos muertos que empleábamos para analizar o preparar las tareas, al no quedar huecos de tiempo disponible cada demanda de atención a un nuevo tema nos crea mucho estrés hasta que se ha convertido en un recurso muy escaso en las empresas y en la sociedad, esa inmensa cantidad de información se facilita de forma gratuita formándose un enorme excedente de conocimiento, tal vez, esa exceso informativo sólo busque confundirnos y crear una especie de estado de incertidumbre continuo que no nos permite pensar por el cambio de foco constante y la inundación de información.

Los cambios se van produciendo sin apenas darnos cuenta y cuando nos damos la vuelta, vemos que llevamos veinte años así. Estamos pegados a un mecanismo electrónico móvil que no nos deja tiempo para pensar en el qué, el cómo y el cuándo. Imaginen un avión espacial que intenta abrirse paso por un anillo alrededor de la Tierra lleno de chatarra espacial y de satélites de comunicaciones, pues así pasa con la comunicación en nuestros días, es muy complicado que nuestro mensaje llegue a su target sin distorsiones y colisiones con los millones de mensajes -a veces contrarios- que se emiten a diario.

la actualización del Manifiesto Cluetrain de 2015 ya nos advirtió que no vamos por buen camino, que el modelo 2.0 no fue diseñado para que miles de anuncios encubiertos -comerciales y políticos- inundaran sin aviso de que es publicidad patrocinada nuestros medios. No hay paciencia para que cambie y las grandes corporaciones siguen «estirando» los viejos modelos porque sus ingresos no pueden esperar a que un nuevo modelo actúe.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s