Adaptabilidad, Agilidad, Alto Rendimiento, Canales de distribución, CRM en la práctica, Dirección Comercial, Ejecución, Emprendedores, Estrategia comercial, Experiencia de Cliente, Fidelización, Funnel, Liderazgo, Logro de objetivos comerciales, Marketing, Marketing Digital, Marketing Mix, Objetivos, Planificación, Precios, Productividad comercial, Prospección, Rentabilidad, Satisfacción del Cliente, Segmentación, Sistemas de distribución, Sociedad, Storytelling, Toma de decisiones, Valor añadido, Vendedores, Ventas

El control, ¡perdón!, gestión de los vendedores

Los grupos de ventas son complicados de gestionar. El propio carácter adecuado para el desarrollo de la función comercial conlleva cierta dificultad para el trabajo sistemático, evidentemente, no siempre es así.  El desarrollo comercial es un trabajo muy pesado psicológicamente y requiere de cierto ciclo de carga y descarga, muchas veces cubierto por el propio desplazamiento de un cliente a otro. Muchos directivos piensan que el vendedor es anárquico, no tendente al análisis y mucho más orientado a la acción, pero hay de todo, ¿cómo si no un ingeniero podría dedicarse a esta profesión?

Cada grupo tiene que tener una relación de las tareas fundamentales a realizar, para que después sean ejecutadas con sus habilidades personales, pero debe haber un patrón general de trabajo que se dividirá en las fases de la venta de cada sector. Siempre estamos hablando de tasas de conversión hasta el pedido y su posterior desarrollo dependiendo del tipo de cliente y negocio en el que nos encontremos. Es cierto que en ventas siempre mandan los resultados y que gestionando los resultados se sabe lo que se ha ejecutado y su nivel de calidad, pero si gestionas el final del proceso llegarás siempre tarde a poner remedio a un proceso erróneo. Por eso es siempre mejor -como decía Deming- gestionar el proceso porque los resultados cuidarán de sí mismos.

Si  se llega al micromanagement con los vendedores, es una tarea  ardua y agotadora que no acabará bien. Esa tendencia siempre está en el management, pero no debemos llegar a ella porque es ineficaz. Es mucho mejor dejar claro  al profesional que su  función es vender y que por debajo de una cantidad no cumple con su misión. Es cierto que la gestión del proceso debe informar  de su interés y que  tarde o  temprano acabará vendiendo si no cesa en el intento y la dirección intenta -con él- mejorar el proceso diariamente. Si no quiere mejorar no hay que perder el tiempo, hay  muchos profesionales deseosos de tener una oportunidad profesional.

Lo que es cierto es que si se quiere que un profesional mejore en su proceso comercial, la tutorización debe ser diaria y, como he dicho, sin llegar al micro  management. Con un sencillo seguimiento e indicación, la mejora debe presentarse a poco que trabajamos con personas dotadas para la función. Si dejamos que la  revisión sea mensual, será poco menos que imposible la mejora  y se perderán muchos meses antes de llegar al convencimiento de la incapacidad del logro de la cuota de ventas.

Lógicamente, si un profesional lleva tiempo con nosotros y pasa por una mala época o ha entrado en un proceso  de obsolescencia, el tratamiento es similar, pero la consideración debe ser mayor, no en  balde uno se ha dejado la piel en otros momentos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s