Uncategorized

Vamos a volver al hecho a mano… Vuelve el péndulo.

Industria2Ya no cabe ninguna duda que el Shift Down está cada vez más cerca. Esa locura por la compra y el consumo está tocando a su fin. Es un absurdo que un automóvil que con quince años puede funcionar perfectamente, ses renovado por el simple hecho de apetecernos el olor a nuevo. Ya no sabemos qué hacer con tanto material de desecho.

Desde luego, el nivel de automatización industrial no disminuirá y nos servirá para comprar productos de bajo precio o -al menos- precio asequible, pero eso nos llevará a un nuevo efecto: si no podemos renovar las cosas de forma continua, lo haremos con menor frecuencia pero con más calidad y, qué tiene más calidad que el hecho a mano y/o a medida.

Un buen número de personas también intentarán vivir fuera de las grandes ciudades y hacerlo en poblaciones rurales, aunque no excesivamente alejadas de estas incluso en la llamada España vaciada. no serán la mayoría -eso está claro-, pero otra vida es posible en los pueblos fabricando productos manufacturados como antes y con precios que compensen. Posiblemente, la poblaciones entre 10.000 y 50.000 habitantes tendrán su resurgir y faciliten una calidad de vida que en una gran ciudad es imposible, pero con bastantes comodidades. es sólo un efecto más de los cambios que se avecinan y será -en parte- un remedio al desempleo ingobernable en España y el aumento de la calidad de vida.

En esas poblaciones pequeñas está resurgiendo un buen número de profesionales y artistas que pueden conseguir su sustento con trabajos artesanales son perder la capacidad de comercialización por los recursos de que disponen y la proximidad a medios de transporte. Sin olvidar que fábricas de alta tecnología -tanto en el proceso como en los productos que producen- pueden tener una oportunidad, como esa fábrica de maquinaria de corte de vidrio que es puntera en el mundo y está en un pequeño pueblo como es Rubielos de Mora.

Los japoneses -sin duda limitados por su espacio territorial escaso- no cambian los ordenadores hasta que están totalmente obsoletos y mantienen la tradición de arreglar los elementos de porcelana porque merecen una segunda oportunidad y la experiencia en la prestación de su función le añade valor. Esa visión del reaprovechamiento se va a expandir. Cualquier automóvil, con un cambio de neumáticos, escape, amortiguadores y ajustando algunas piezas, puede servirnos durante diez años más sin ningún problema.

Los zapatos a medida, la confección a medida, muebles ad hoc, etcétera, tendrán otra oportunidad para aquellos que consumían en una vorágine que podían permitirse y que, ahora -a cambio- comprarán productos de mayor calidad. El resto tendremos que comprar menos y seguir con productos industriales, pero tendiendo hacia otros valores que no se compran.

No hay alternativa, si no cabemos ya con tanto trasto inútil… El péndulo, es la vuelta del péndulo.

2 comentarios en “Vamos a volver al hecho a mano… Vuelve el péndulo.”

  1. Es una mirada optimista la tuya. Yo lo veo aún más oscuro el futuro. Entiendo que tu lectura es buena, pero el proceso será largo, y muy duro para los que queden en el camino y se re-adapten (O lo intenten) a las nuevas circunstancias.
    En fin, veremos que sucede, seguramente tendremos la suerte de vivirlo (Si nos reinventamos y nos re-adaptamos 🙂 ).
    Un saludo y felices fiestas

    Me gusta

    1. Daniel, puede ser que esté influido por cierto optimismo navideño, pero hay circunstancias que son objetivas como la falta de espacio para todo el material inservible que producimos en electrodomésticos, cartón, plástico, automóviles, etc. Piensa que si los habitantes de China utilizaran automóviles en un buen porcentaje, la Tierra sufriría una variación en su giro. No he querido darle un tinte medioambiental sino económico. En Francia, las teorías del Shift Down son muy populares desde hace años. Yo mismo, hace cinco años que utilizo el automóvil mucho menos, es un hábito que adquirí viviendo un año sin mi coche y me acostumbre.
      Ciertamente, no sé el tiempo que nos llevará, pero verás como llega. Yo son de una ciudad de 30.000 habitantes en la que no se echa de menos ninguna comodidad de una gran ciudad, si pudiera volver allí y mantener un nivel de ingresos, ¿por qué tendría que vivir en una gran ciudad?
      En otras pequeñas ciudades como Baeza, muchos jóvenes están consiguiendo buenos ingresos recuperando procesos artesanales. Bastantes empresas tienen contratados a empleados en remoto, ¿por qué no vivir donde llegué un ancho de banda suficiente y no tener que sufrir atascos de una hora? Es el péndulo, que siempre va y viene.
      Cuando las compras de bienes industriales bajen, el empleo se resentirá y tendremos que buscar nuevos formatos. Como ya dije, los automóviles no van a desaparecer, pero va a cambiar su uso y muchas fábricas van a cerrar (están cerrando o reduciendo su producción) con todo el tirón que tienen en la industria auxiliar. Yo he conocido una época de vida más sencilla, igual vuelve…
      ¡Felices Fiestas y un buen año 2020!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s