Administración Pública, Alto Rendimiento, Canales de distribución, Cloud Computing, CRM en la práctica, Diferenciación, Dirección, Dirección Comercial, Dirección financiera, Emprendedores, Estrategia comercial, Funnel, Internacionalización, Logro de objetivos comerciales, Margen comercial, Motivación, Negociación, Neurociencias, Precios, Productividad comercial, Prospección, Rentabilidad, Retail, Sistemas de distribución, Sociedad, Toma de decisiones, Valor añadido, Vendedores, Ventas

La negociación de precios con un comprador profesional

SelecciónPersonalMuchos vendedores se enfrentan con compradores profesionales. No es tarea fácil, porque tienen método y deben seguir la estrategia que su compañía les marca y que -normalmente- tiende a desgastar el precio de los proveedores. Un comprador profesional está acostumbrado a negociaciones desde diferentes planos, generalmente, desde una posición fuerte ante el proveedor.

Cuando nos aproximamos a un comprador corporativo lo peor que podemos hacer mostrarle predisposición al descuento fácil y rápido porque le abrimos una ruta que no conviene en absoluto. El comprador tiene dos puertas que proteger: la corporativa y la suya personal-profesional. La primera es más técnica, le pasan una serie de requerimientos y él debe comprar al menor precio posible, pero debe comprar lo que le piden y siempre puede escudarse en aquello de que era el precio -invariable- del proveedor y lo tomaba o lo dejaba. Sin embargo, la segunda puerta, le atañe más. Si detecta que estás dispuesto a rebajar el precio su prurito personal estará en juego e intentará llegar al descuento máximo porque no puede permitirse que a un competidor le hagas mejor precio y que se enteren en su empresa.

Normalmente, este proceso no sólo pasa con los compradores profesionales, pasa en muchos más casos en los que el decisor intuye que estamos dispuestos a llevarnos la operación como sea. Es lo que les pasa a los vendedores que no quieren establecer una relación como aportación de valor que justifique el margen y directamente hacen concesiones.

¿Hay remedio para esta situación? Desde luego que sí, el Pricing. Éste ajusta demanda y oferta, pero de forma corporativa y sin discriminación personalizada. Claro está que hay infinidad de matices, por ejemplo, el valor añadido de tu producto o servicio. Si no tienes ventajas competitivas, el precio será la única forma de conseguirla y eso duele siempre.

Esta claro que esa dinámica de ajustar las posiciones a través de los descuentos es una mala estrategia y está basada en que el vendedor no tiene una alternativa mejor, lo curioso es que el comprador no sabe si él la tiene, pero actúa como si la tuviera y la comodidad del vendedor hace el resto.

Son fundamentos los de negociación, cada parte lleva sus valores y debe plantearse como tal. Cuando los vendedores tienen su cuota de venta en margen, entienden mucho mejor esta cuestión y no dan su brazo a torcer con tanta facilidad.

Evidentemente, el precio debe ir acompañado de otros elementos para poder defenderse de los descuentos: calidad, servicio, marca, conocer a la competencia, saber los valores competitivos del producto y, todo esto estructurado en una Sales Guide que es como el libro de estilo de un periódico, pero aplicado a las ventas. ¿Tiene usted una sales Guide en su empresa? No pierda el tiempo, es necesario, es el kit anti descuentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s