Uncategorized

¿Por qué son necesarios los managers? La importancia del bucle de retroalimentación

Diariamente escuchamos hablar sobre la Inteligencia Artificial, el Matching Learning, los sistemas predictivos y decisionales en general, todos ellos dejan entrever que en breve todas las funciones directivas podrán ser relevadas por los sistemas. Es posible, desde luego los sistemas no tienen malos días ni problemas familiares, siempre responder de la misma manera ante la misma información incluso están programados para tratar las excepciones. Este tipo de sistemas alertan sobre los puntos de mayor peligro de su objeto de gestión hasta que a base de revisarlos dejan de ser peligrosos y es por dejar de ser revisados por lo que vuelven a convertirse en peligros, pero ellos contemplan esta posibilidad que les convierten en “inteligentes”.

El ser humano no es tan efectivo ni tan eficiente, pero tiene algo que es difícil de conseguir por los sistemas por mucho tiempo que se les dedique a la mejora: su reacción ante el bucle de retroalimentación. Es un proceso mental que nos hace aportar una vertiente de la solución a la vista de una modificación de los parámetros que nos devuelve a la normalidad, sin que su puesta en practica obedezca a la lógica en muchas ocasiones. El bucle de retroalimentación de muchos humanos es ese “extraño atractor” que nos lleva de nuevo al equilibrio después de una situación de caos y que es un rasgo diferenciador de la raza humana, aunque -es cierto- no sea común en el género. Tampoco hay que olvidar que el ser humano es tendente a volver a equivocarse a pesar de que ya haya experimentado el efecto de una acción errónea.

Los estudiosos de las neurociencias investigan cómo se predicen algunas decisiones que acierten cuando nada lo hacía probable y tras un proceso intuitivo mas que racional, aunque hoy sabemos que la intuición es un proceso que se puede entrenar y que al no ser estructurado, nos distingue de los sistemas inteligentes. Bien es cierto que los ingenieros del conocimiento están preparados para extraer nuestra forma de actuar y descubrir mecanismos que nosotros mismos desconocíamos de nuestro comportamiento. Así y todo, el bucle de retroalimentación nos permite una toma de decisiones que no es tan fácil de sustituir en este momento, y todo porque no dominamos el porqué lo hacemos así, achacándolo unos a la experiencia y otros a la intuición.

Cuando hablamos de los humanos y sus emociones, su gestión es muy complicada y los cybersistemas todavía no se han acercado suficientemente a esos niveles de percepción, aunque hay intentos de detectar las emociones cuando los sistemas interactúan con los humanos, nada comparable con lo que un buen manager puede percibir, animar, comprender, empatizar, modificar su comportamiento, etcétera, respecto a la conducta de otras personas. Los que sí pueden sentirse amenazados son los malos managers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s