Adaptabilidad, Administración Pública, Agilidad, Alto Rendimiento, Canales de distribución, Cloud Computing, Colaboración empresarial, Crowdsourcing, Diferenciación, Dirección, Dirección Comercial, Economía, Emprendedores, Experiencia de Cliente, Gobernanza, Innovación, Internacionalización, Liderazgo, Logro de objetivos comerciales, Logro de objetivos empresariales, Marketing, Modelos de negocio, Objetivos, Planificación, Productividad comercial, Sistemas de distribución, Sociedad, Valor añadido

El clima y el desarrollo económico: Lluvia, mesa camilla y avance tecnológico van en el mismo pack (licencia navideña)

NadalVivir en alguno de esos países en los que hace frío, llueve y nieva bastante, aunque sólo sea pasar unas semanas en ellos, te da una visión de las causas de su progreso: quedarse en casa en la mesa camilla al lado de un ventana cuarteada y grande para capturar la mayor luz posible, ayuda a leer y a estudiar y este binomio al progreso (recuerdo que escribo este post bajo licencia navideña).

Es posible que haya exagerado, pero es cierto que algo tiene que ver, puesto que el contexto ayuda. He visitado zonas industriales en Inglaterra con edificios de ladrillos rojos y ventanas verde botella con pinta de abandonados, pero que al entrar eran locales recuperados llenos de vida, de gente y de innovación. Sin duda, habían recuperado un entorno ideal para la innovación con orientación a nuevos modelos de negocio, pero también a la ingeniería y a la fabricación de nueva planta como la impresión 3D.

Por lo tanto, hay que reconocer que lo nuestro tiene mucho mérito. Preparar exámenes finales en mayo o en junio cuando la primavera todavía entra por la ventana y las segregaciones hormonales podrían llenar vasos de sidra, es una demostración de fuerza de voluntad total. Y qué decir del clima y de la escena, el sol reinando, los pájaros piando, los gritos de los niños que salen del colegio, los primeros helados del verano, en fin, lo raro es llegar a la universidad…

Los españoles siempre damos un extraordinario rendimiento cuando encajamos en las estructuras de esos países, lo que demuestra que nosotros somos como el resto, es nuestra circunstancia la que no nos deja progresar.

Los colores influyen más de lo que creemos, esas combinaciones como la que he comentado al inicio (tojo ladrillo y verde botella) o el verde con morado, el rojo ladrillo y la madera blanca, todo está pensado para orientarnos al trabajo interior, y qué decir si puedes trabajar viendo llover o nevar. Una pantalla de ordenados, un libro, escribir, pensar con el cerebro, son actividades de los días de lluvia. El sol y el ruido son de la calle, de pensar con el otro cerebro, del divertimento, de las paellas con amigos alrededor del caldero, del hedonismo en definitiva.

Yo lo tengo claro, nosotros sí que somos innovadores. Si nos diera por la ingeniería en lugar del chanchullo seríamos más que Alemania y EEUU juntos. De todas formas, cuando toca entregar el macuto siempre podemos decir eso de: “¡Qué me quiten lo bailao“!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s