Alto Rendimiento, CRM en la práctica, Dirección Comercial, Gestión del Tiempo, Liderazgo, Logro de objetivos comerciales, Logro de objetivos empresariales, Motivación, Nuevo modelo económico, Objetivos, Planificación, Productividad comercial, Sistemas de distribución, Ventas

El control del estrés en la dirección comercial

La mayoría de los directores comerciales que conozco y son muchos, tienen un buen control de su estrés, al menos en lo que respecta a demostrarlo frente a los miembros de sus equipos. Es virtud es clave, conseguida -seguramente- por el hábito que se adquiere al empezar a conseguir una nueva cifra de ventas años tras año, sin histórico que te respalde en demasía, tanto vendes, tanto vales. He visto a vendedores y algún director estresado y además de angustiar a compañeros y a los vendedores de su equipo, angustian a sus Clientes y eso, sí que grave. Los Clientes detectan el miedo, las urgencias y el estrés, a varios kilómetros de distancia.

En estos momentos difíciles y con la necesidad se conseguir los objetivos, lo mejor es establecer una estrategia, un camino y seguirlo. Las modificaciones para las mejora son buenas, pero sin cambios de rumbo drásticos a mitad del camino o los profesionales pueden percibir perdida del rumbo, que es lo peor. Sin embargo, conviene aumentar un tanto la tensión, pero a niveles que producen eustrés (respuesta adaptativa que ayuda al individuo a enfrentarse adecuadamente a la tensión – el buen estrés), ese aumento de la responsabilidad profesional que nunca llega a convertirse en auténtica presión, ésta última no lleva nunca a buenos puertos. El recurso y virtud que lleva a soportar y tolerar las épocas de estrés, es conocida como resiliencia, la que nos permitirá tomar buenas decisiones en ambientes estresados, incluso el aprendizaje en esas situaciones.  Sobre todo -en esas circunstancias- hay que dejar espacio a la motivación de los vendedores, a la intrínseca, en un entorno adecuado de trabajo, aunque estemos en la parte baja de la curva de ventas y márgenes.

Evitar los cambios bruscos de rumbo que den sensación de descontrol, lo que no implica que pensemos en introducir innovaciones en el sistema comercial de las empresas de forma planificada y estructurada, puesto que apreciamos cierta obsolescencia en la organización comercial de las empresas, debida a cierta tendencia a la continuidad sobre los sistemas tradicionales que, deberían ser replanteados.

El paso a un nuevo modelo comercial, nos permitiría rebajar el estrés. Por muy resilientes que seamos los directores comerciales, correr con un  automóvil algo obsoleto crea angustia y además, no consigues los resultados, siendo cada año más complicada la función de director comercial, que se lo pregunten a Fernando Alonso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s